Quality Control Blog

Proceso de compra

Qué es el control de calidad para importadores que se abastecen en China

Cuando su negocio implica importar productos fabricados en China, es vital incorporar un proceso de control de calidad en la fábrica con la que trabaja. Incluso la fábrica mejor gestionada podría no producir siempre un lote perfecto, por lo que se debería utilizar un plan de control de calidad sólido para asegurarse de que sus especificaciones y expectativas de calidad se cumplen en todos y cada uno de los pedidos. Siga leyendo para saber qué es el control de calidad y cómo puede proteger su negocio cuando compre en China.

¿Qué es el control de calidad?

El control de calidad puede centrarse tanto en las especificaciones del producto como en el proceso de fabricación para cualquier tipo de bien y es especialmente importante para importadores que se abastecen en China. El objetivo es identificar los posibles problemas, defectos y no conformidades en el producto que no siguen las especificaciones requeridas por el comprador, el proveedor o los estándares generales internacionales. Cuando se detecta a tiempo, estos problemas pueden solucionarse fácilmente en el primer lote y evitar problemas futuros.

Retos para los importadores que se abastecen en China

El abastecimiento de productos en China puede ser la opción de fabricación más competitiva disponible, pero hay algunos motivos para que sea así. Los propietarios de empresas de importación se enfrentan a desafíos específicos que pueden afectar al rendimiento de su inversión, además de a la entrega de los bienes.

La primera cuestión importante a tener en cuenta es que los importadores suelen necesitar comprar bienes por adelantado. Dado que el pago se libera generalmente al fabricante antes de que se envíen los bienes, corre el riesgo de recibir artículos de baja calidad con muy pocas (y costosas) opciones para devolverlos o retrabajarlos localmente. Tanto si los errores de la fábrica son intencionados como si no, la conclusión es que van a tener un impacto en su negocio. El gasto del envío y los impuestos aduaneros podría ser enorme, por no mencionar la cantidad de tiempo que llevaría devolver los productos y recibir un nuevo lote.

Dado que muchos pequeños negocios no comprenden las complejidades del sistema legal de China, es muy poco probable que una demanda tuviera éxito. Así que, en esta situación, el importador podría incurrir en pérdidas financieras si la calidad de los bienes no fuera de un nivel aceptable, ya que hay muy pocos recursos contra la fábrica, incluso aunque no solucione el problema. Aún si la empresa decide vender el producto igualmente, su imagen de marca podría verse dañada considerablemente si los clientes lo perciben como de baja calidad.

El control de calidad no solo asegura la calidad del producto, también puede controlar su entrega en el tiempo adecuado. Sin un plan de control de calidad, los plazos de producción pueden no cumplirse y podría perder la temporada de ventas, resultando en una baja rotación del producto.  En suma, para un importador que se abastece en China es esencial hacer un control de calidad de sus bienes antes, durante y después de la producción. Debería comprobar sus bienes en momentos claves del proceso de fabricación y comunicarse con el proveedor para lograr que cualquier posible problema se solucione antes de que sea demasiado tarde. Para hacerlo, puede gestionarlo usted mismo con la fábrica o trabajar con terceras partes.

¿Quién lleva a cabo el control de calidad en China?

Hay muy pocas opciones para realizar el control de calidad al importar de China. La primera es la revisión interna del proveedor del proceso de fabricación. Sin embargo, es bastante obvio que confiar solamente en el fabricante presenta un conflicto de interés. Al final del día, probablemente estará más preocupado por sus propios intereses económicos que por la calidad de sus productos. Para tener una mejor idea de cómo opera el proveedor, considere llevar a cabo una auditoría de fábrica previa a la confirmación del pedido. Esto le dará una idea clara de cómo controlan la calidad exactamente en la fábrica. También, podría comprobar las licencias y certificados de la fábrica, junto con su capacidad de producción, políticas de recursos humanos y mucho más.

Otra forma de realizar el control de calidad es a través de su socio comercial o de compras en China. Podría considerar solicitar que añadan una inspección del producto a sus funciones; sin embargo, esto conlleva un gran conflicto de intereses. Los intermediarios que negocian con los proveedores necesitan mantener buenas relaciones de negocios con ellos y algunos incluso podrían recibir comisiones ocultas de la fábrica de las que usted no sepa nada. En esta situación, es muy difícil para ellos proporcionar una opinión neutral porque la presión financiera y los incentivos son muy altos.

También, podría decidir tener su propio equipo de calidad. Esta estrategia requiere de una formación intensiva sobre su producto, además de una gestión de los recursos humanos locales para que estén disponibles en cualquier momento que los necesite y localizados cerca de las ubicaciones de sus proveedores. El tiempo de desplazamiento y los costes de transporte podrían incrementarse rápidamente si sus proveedores están situados por todo el país. Hay también riesgos adicionales: dado que los equipos de calidad tienen un número limitado de recursos humanos, el mismo inspector de calidad estará a cargo de verificar regularmente los bienes en la misma sede del proveedor. Esto provoca que haya grandes posibilidades de que el IC y los proveedores desarrollen una amistad que desemboque en un riesgo de corrupción o, en el mejor de los casos, en influenciar su punto de vista sobre la calidad de los bienes.

Como alternativa, hay una amplia variedad de compañías de inspección de terceros de confianza que actuarán en su nombre en China. El único propósito de estas empresas es protegerle a usted y a sus intereses económicos verificando los bienes en base a sus requisitos. Mantienen una relación neutral con el proveedor o comerciante; de hecho, su relación empresarial se produce en un solo lado: el del importador. Pueden proporcionarle varios Inspectores de Calidad para visitar a un único proveedor, con el fin de mantener la opinión neutral, y tienen la capacidad de proporcionar servicios por toda China y Asia para los grandes jugadores. Además, muchos importadores se sorprenden de lo asequibles que son las inspecciones profesionales de terceros, en comparación con las posibles pérdidas que supondría recibir un envío de baja calidad.

Cuando busque la compañía de control de calidad perfecta, asegúrese de que posee las licencias  ISO 9001 y AQSIQ del gobierno chino. También, tenga cuidado con las empresas no acreditadas o mal gestionadas cuyos empleados podrían ser proclives a la corrupción con la fábrica para presentar información incorrecta durante el proceso de verificación del control de calidad.

¿Qué incluye el control de calidad?

Cuando trabaja con una compañía de inspección de terceros o con su propio equipo de calidad, el proceso es muy detallado y específico para su producto. Desarrolle un protocolo de inspección detallado en base a una lista de verificación y a sus propias especificaciones del producto y requisitos de calidad. El protocolo de inspección establece las diferentes verificaciones que el Inspector de Calidad tiene que llevar a cabo mientras comprueba los bienes in-situ: incluye las verificaciones cosméticas y funcionales, además de la conformidad con sus requisitos. Es mejor ser lo más específico posible para asegurarse de que cada detalle se revisa y evalúa como usted desea. Proporcione detalles claros, de lo contrario, el inspector y el fabricante utilizarán su sentido común, que puede ser diferente del suyo. También, tenga en cuenta que sus listas de verificación deberán evolucionar al cambiar sus especificaciones. Puede incluso proporcionar a su inspector una muestra de referencia para que la utilice junto con la hoja de especificaciones, con el fin de conseguir los mejores resultados.

El abastecimiento en China puede ser todo un reto, sin importar cuánto tiempo lleve haciéndolo. Los controles de calidad son la clave para proteger su negocio. Son importantes para el primer envío, pero también para los pedidos recurrentes. Pueden ayudarle a prevenir que su fábrica cometa errores similares en el futuro, al mismo tiempo que el envío actual se envía en el tiempo apropiado y con la garantía de que sus bienes sean vendibles. Por lo tanto, asegúrese de confiar en los expertos de control de calidad adecuados al llevar a cabo las inspecciones de producto.

Contar con un inspector externo es, probablemente, la opción más flexible y fiable para empresas pequeñas y medianas, ya que garantizan un conocimiento del producto y estarán de su lado para defender sus intereses. No solo eso, además, pueden operar rápidamente por toda China y Asia. Con una compañía de inspección de terceros, usted mantiene el control de la calidad de sus bienes y se beneficia de sus conocimientos, sin importar la ubicación.

¡Cuéntenos sus experiencias!
¿Cómo implementa su plan de control de calidad? ¿Recurre a un inspector externo en China?

Obtenga más información con nuestro e-book

0
Keywords:

AQF Operations team

Our team consists of supervisors specialized in various types of products. We handle client requests, analyse their instructions & specifications to provide qualitative inspection protocols to the inspectors for high quality reports. With the Quality Control Blog we want to tell stories taken from our daily activity to help the importers in sourcing better and safer. Get to know us!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Artículos relacionados